jueves, 24 de octubre de 2013

Horizonte de la sanidad española

    Cuando hablamos de sanidad en España, debemos encuadrarlo en un Estado de derecho y social que es. Evidentemente el principio sobre el que se fundamenta es totalmente coherente, filantrópico y sólido pues todo hombre tiene una serie de derechos partiendo de una base ontológica. Sin embargo, países como Estados Unidos abogan por un modelo totalmente privado, en el que cada individuo asume la responsabilidad de sufragar su propio seguro médico. Esto a grandes rasgos podría ser un punto de divergencia entre dos modelos de Estado: Estado de bienestar y un Estado más liberal.

     Superficialmente podemos apreciar como nuestro modelo se presenta como más atractivo y ético respecto al segundo. ¿Es acaso la mayor potencia mundial  una cruel superestructura que no tiene en cuenta las necesidades de la población? Lo cierto es que esto es una cuestión que allí se han planteado y desembocó en el llamado "Obama care" una medida que pretendía ofrecer ayuda sanitaria a aquellos que menos podían permitírselo. Hemos podido ver como se dan situaciones dramáticas por personas que no pueden costear operaciones o el llamado turismo sanitario para aquellos que decidían viajar para cubrir esas necesidades en países con sistemas sanitarios como el nuestros pero también debemos ver la otra cara de la moneda y es que el sistema español ha derivado en unas consecuencias negativas; entre las cuales están la adquisición de una conciencia abusiva sobre el uso de la sanidad fundada en la idea de que es algo gratis que no supone ningún coste así como un agravante determinante en el déficit de España en una época en la que la buena administración del dinero es menester o también la ineficiencia que supone este sistema.

    En conclusión, basandome en lo expuesto anteriormente creo que un tema de incipiente actualidad representa la síntesis perfecta a todo esto: Se trata de un modelo de gestión privado de la sanidad en el que consigues una mayor eficiencia en la administración de la institución, una mejora en la salud de la macroeconomía y competitividad española y sin perder la esencia sobre el cual se funda el Estado Social español.


8 comentarios:

  1. Jorge, no me resisto y te provoco (jurídicamente hablando), ¿ Qué opinas de este comentario y video?

    Link

    http://www.youtube.com/watch?v=5ltPaRkln0I



    Sanitas sube las cuotas al doble a aquellas familias que no les interesa. En este caso la cuota mensual asciende a 300 euros. Se trata de una familia en la que una de las hijas padece una enfermedad congénita incurable. Estamos ante la verdadera cara de la sanidad privada donde el negocio es lo importante por encima de la salud de los pacientes.????

    ResponderEliminar
  2. Lo primero de todo me parece de vital importancia discernir entre el modelo de gestión de un hospital y un seguro médico particular.

    No obstante, tengo que decir que este era un caso del que había oído hablar y que hablando ya desde el punto de vista empresarial me parece un error nefasto por parte de Sanitas el no incorporar la Responsabilidad Social Corporativa a la actividad de la empresa pues contando con la repercusión mediática de los hechos creo que no ha sido beneficioso por el simple hecho de para gente como usted o yo la vemos como una empresa con falta de ética y por ese motivo escogeríamos a la competencia en caso de que necesitásemos seguro médico.

    Respecto a la última pregunta que plantea, creo que la respuesta es evidente sin embargo creo que debe tener en cuenta de el "negocio" o gestión pública si lo prefiere en su defecto,debe ser sostenible pues esa es la condicion necesaria para alcanzar el fin "la salud de los pacientes". Para que dicha tarea se cumpla es necesario unos medios que lo permitan y esto no puede ocurrir en un sistema insostenible como el actual, y con esto ya me baso en evidencias matemáticas.

    ResponderEliminar
  3. Hay un tema que nunca se comenta y es que yo no considero que debieran ser igualmente costeados por la sanidad pública ciertos tratamientos o intervenciones que no son de salud, como las operaciones de cambio de sexo, los abortos, y también creo que sería el momento de pensar en las enfermedades que uno mismo se produce, como el consumo irresponsable de alcohol, tabaco o drogas.

    ResponderEliminar
  4. Recojo el guante de Unknown.
    El tema de la Sanidad Pública y el Aborto, independientemente de la convicción etica o religiosa de cada uno sobre esta forma de quitar la vida al no nacido, es como todo en la vida = "depende del cristal (político) con el que se mira".

    Aunque el Gobierno ha anunciado ya su intención de cambiar la ley del aborto, la normativa actual permite el aborto libre hasta la semana 14 de gestación. Esto significa que si la nueva cartera de servicios sanitarios ve la luz antes que la reforma de la ley, todas las interrupciones del embarazo que no estén indicadas medicamente podrían dejar de ser gratuitas. No obstante, fuentes de Sanidad desmintieron posteriormente que estas intervenciones vayan a tener que ser costeadas por las pacientes y recalcaron que nada va a cambiar con respecto a la situación actual, por lo que todos los abortos seguirán realizándose sin coste alguno.

    Otros todavía rizan más el rizo, por ejemplo la portavoz de Mujer de IU en la Asamblea de Madrid, María Espinosa, ha afirmado que la interrupción voluntaria del embarazo (IVE) "no está garantizada en la sanidad pública madrileña" y ha afirmado que, en la región, "el 56 por ciento de las mujeres se costea la interrupción alegando los problemas de la burocracia y que desconocían tener este derecho".

    Una de las características principales del Abogado es saber batallar en todos los frentes del Derecho, dejando la mayoría de las veces sus convicciones al margen, sobre todo en asuntos tan "sanguíneos" como el aborto.... no se que les parecerá a los jovenes blogueros???

    ResponderEliminar
  5. Anónimo10:30 a. m.

    No es cierto que el sistema en EEUU sea completamente privado ni que el nuestro sea más ético. El debate en EEUU se plantea hace unos años cuando una parte del electorado se deja seducir por los cantos de sirena del Estado de Bienestar europeo, antes de que la crisis pusiera precisamente en duda la capacidad de mantenerlo a largo plazo
    Aconsejo la lectura de las cartas publicadas en La Vanguardia, entre Xavier Sala i Martín, Catedrático de Economía en la Univ. de Columbia y Premio Príncipe de Asturias de Economía y un lector
    Carta del lector:
    "Desamparo en EE. UU. JOSEP SOLANES HOUSTON EEUU
    Añadiré una anécdota para reforzar mi argumento. Yo vivo en EEUU y no necesito el espejo de Suecia para estar seguro de que, incluso en España, la protección social es mucho mejor que la indefensión absoluta ante el abuso de las grandes corporaciones y el belicoso Gobierno del señor Bush. Tengo una amiga a cuyo hermano, que vive en Florida, se le diagnosticó cáncer. Va a tener que vender su casa para pagar el tratamiento, dejar su trabajo y mantener a la familia de forma milagrosa. Si muere, sus hijos y esposa tendrán muchos problemas para pagar las deudas y seguir adelante. Y yo pregunto, ¿vale algo la vida de las personas o debemos fijarnos solamente en las cifras económicas que tanto parecen preocupar a ilustres como Xavier Sala i Martín?"
    Contestación de Sala i Martín:
    Este es uno de los argumentos que los antiamericanos repiten con más frecuencia, por lo que voy a contestarlo detenidamente. En EEUU existe la opción de comprar diferentes seguros médicos. Unos son más baratos y cubren menos enfermedades y otros son más caros y cubren más. De hecho, existe la posibilidad de replicar el modelo europeo si uno quiere: es decir, uno puede escoger pagar una parte substancial de su salario y a cambio tener un seguro completo que cubre todo tipo de enfermedades, incluido el cáncer. Yo, que también vivo en EEUU, tengo un seguro de lo más amplio que cubre todo (aunque es cierto que cuando era más joven y me creía invencible decidí pagar un seguro menos completo), porque no quiero que me pase lo que le pasa al hermano de su amiga. Pero entiendo que hay gente que prefiere ahorrarse el dinero y gastarlo en otras cosas. Ya somos todos mayorcitos.
    El hermano de su amiga tuvo la misma oportunidad que tuve yo de escoger y decidió libremente ahorrarse dinero con un seguro menos completo. Si hubiera creído que el modelo sueco era tan superior, hubiera podido comprarse un seguro que le cubría más o menos lo mismo que el seguro sueco. Pero decidió no hacerlo y prefirió utilizar el dinero para comprar una casa. Ahora se ha puesto enfermo y créame que lo lamento. Pero si después de decidir ahorrarse el dinero del seguro para comprarse una casa, resulta que no tiene dinero para pagar el hospital, deberá vender la casa que compró con el dinero que se ahorró con el seguro barato. Sólo él es responsable del hecho que se tenga que vender la casa. ¡No dé las culpas ni a las grandes corporaciones ni al belicoso gobierno del señor Bush¡ Es como si uno se juega el pan de sus hijos al bingo y cuando lo pierde todo le da las culpas al sistema que permite que haya casinos.
    Se podría argumentar que es mejor que el gobierno “obligue” a comprar un seguro social a un precio extravagante (una tercera parte del salario en muchos países europeos). Y me parece bien que los europeos voten democráticamente que prefieren que el gobierno les obligue a comprar seguros públicos en hospitales públicos. Pero eso no nos convierte a los europeos en seres superiores porque también es respetable que los Americanos decidan (también democráticamente, dicho sea de paso) tener un sistema que permite la elección. Al fin y al cabo, los individuos saben mejor que los gobiernos lo que les conviene. De hecho, el hecho de que el hermano de su amiga escogiera tener un seguro barato demuestra que él prefería que no le quitaran una parte tan importante de su salario para cubrir eventuales tragedias médicas.

    ResponderEliminar
  6. Siguiendo con el asunto de la SANIDAD PUBLICA Y EL ABORTO, no quiero dejar pasar la ocasión de traer a colación al Sr. Fdez. Lasquetty, en una de sus intervenciones en Religión en Liberdad, publicación que sigo con asiduidad por considerarla coherente con nuestro ideario y el de la UFV donde cursan estudios nuestros hijos.

    Es de los pocos políticos que HE VISTO DESNUDAR SU ALMA.

    Vino a decir:

    Javier Fernández Lasquetty, del Partido Popular, responsable autonómico de Sanidad en Madrid, explica en una entrevista con Luis de Antequera, bloguero de Religión En Libertad, que "confía en la promesa del presidente del Gobierno" de que cambiará la ley del aborto y que pagar abortos "no me gusta nada".

    "La ley no me deja ninguna escapatoria"
    "Debo decir que algo que no me gusta nada, por no decir que es lo que menos me gusta de mi responsabilidad como consejero, es que una ley todavía vigente me obliga a financiar abortos con fondos públicos, y además me obliga de una manera que no me deja ninguna escapatoria. De tal manera que en tanto no cambie esa ley, que ojalá cambie pronto, y confío en la promesa del presidente del Gobierno de que así sería, pues me veo en esa obligación legal e ineludible… Pero bien me gustaría no hacerlo”, afirma el hombre que entrega el dinero público a los empresarios abortistas en la región madrileña.

    “Desde que tengo noción de su existencia he sido siempre absolutamente contrario al aborto. No es -como se nos ha dicho muchas veces- que una mujer disponga de sí misma, sino que está disponiendo de otro", añade. "Todo lo que tendamos a hacer para favorecer un discurso a favor de la vida es necesario. Yo lo he intentado hacer en todas las responsabilidades que he tenido", asegura este político.

    Vistas las palabras de Lasquetty, opino (y es subjetivo y sujeto a toda crítica) QUE HAY POLITICOS CON CONCIENCIA..... no todo está perdido..... ójala legislen en consecuencia.

    ResponderEliminar
  7. Me gustaría contestar uno a uno a las diferentes reflexiones que la entrada pueda haber suscitado:

    - Unknown25 de octubre de 2013 03:22: Quiero pensar que usted me está tomando el pelo cuando dice eso, en caso de que lo diga por verdadera convicción le invito a la reflexión acerca de conceptos fundamentales como ser humano o Estado, posteriormente responderé gustoso a cuanto quiera.

    - Francisco Mariano Barrio Rufo: La verdad es que se me ha producido una rotura de faja pues no entiendo la interelación entre sus dos contestaciones a parte que habla de cosas que no he mencionado. Respondiendo a sus preguntas yo no creo que esa no es la función del abogado, existe una deontología profesional a la que se debe y en cuanto a los políticos a los cuales no he mencionado, el caso concreto me parece la de un profesional de valores y una sólida moral además coincido con usted y no creo que todos los políticos sean de una determinada manera, pues esa seria una valoración muy colectivista.

    - Anónimo25 de octubre de 2013 10:30: Lo primero de todo darle las gracias por su aportación pues era algo que desconocía y que considero que enriquece el debate. Sinceramente aún no he estudiado el sistema sanitario de forma profunda pero de ser así creo que el profesor Sala i Martín (personaje al cual admiro mucho) da una vez mas en el clavo. A mi juicio considero que una mayor flexibilidad a la hora de escoger el sistema sanitario es positivo pues permite una mayor libertad individual de que cada uno escoja aquel que mas se ajusta a sus necesidades. No obstante indagaré acerca del tema, gracias.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo4:42 a. m.

    Tambien desde EEUU comentare que, el estado del bienestar esta muy bien, pero hay que pagarlo, igual que todo. Y quien lo paga? Quien paga los tratamientos contra el cáncer? Quien paga a los médicos que proporcionan esos tratamientos. Quien paga los equipos y la tecnología que permiten esos tratamientos? Quien paga la medicacion? O todo el sector debe trabajar altruistamente por principios deontologicos?
    Es triste oír que alguien no tiene dinero para pagarse un tratamiento. Pero quienes somos para cuestionar su manera de gestionar su dinero? Por que no lo ha previsto antes de gastárselo en otras cosas? Lo que habrá que hacer desde la Administración es informar de cuanto cuestan las cosas, que nada es gratis. Y luego, si decidimos que entre todos cubrimos ciertos servicios, gestionarlos con muchísimo cuidado para sacar el máximo rendimiento a los recursos.
    Mi experiencia aquí es que, aunque ciertos mínimos tienen que estar cubiertos, el que quiere algo se lo paga, sea en sanidad o en otros ámbitos. De mi sueldo dedico la parte que creo oportuna a beneficencia, a ayudas sociales para otros, a servicios médicos para otros, pero directamente para casos concretos, a personas que considero que lo necesitan o asociaciones que se han ganado mi simpatía. Pero no se mete dinero en un saco general para que alguien lo gestione a su antojo y el dinero acabe malgastado (o "malgestionado") en operaciones caprichosas, planes sociales derrochadores, y que mucha gente viva del cuento en vez de esforzarse por trabajar. El dinero lo hemos aportado entre todos.
    Yo se lo que quiero para mi y para mis familia. En España no había trabajo y tuve que emigrar. Y me gustaría que el esfuerzo que he hecho (como cientos de miles de españoles) revierta en cosas justas y en gente que se lo merece.
    Todos debemos de ser conscientes de que las cosas cuestan dinero y la Comunidad, la Sociedad, la Administracion, el Estado somos todos, no tienen maquinas de hacer dinero. Por eso, a la hora de pedir que se cubran necesidades universalmente hay que saber si vamos a poder pagar el precio y estar dispuestos a pagarlo.

    Saludos,

    ResponderEliminar