domingo, 3 de noviembre de 2013

El Estado del Bienestar ¿es un derecho?

Art. 43 de la Constitución española “Se reconoce el derecho a la protección de la salud. Compete a los poderes públicos organizar y tutelar la salud pública a través de medidas preventivas y de las prestaciones y servicios necesarios.”
Art. 47 de la Constitución española “Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerá las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho ”

    Leo y releo estos dos artículos de la Constitución y no encuentro ninguna diferencia entre ellos, ni en la redacción, ni en la intención de los legisladores.

    Sin embargo, mientras que nadie duda de la necesidad y obligatoriedad de un sistema público y gratuito de salud pública completamente financiado por el estado, a nadie se le ocurre pensar en un sistema similar en el que el estado proporcione viviendas dignas y gratuitas a todos y cada uno de los españoles.
Así que no lo entiendo. ¿Estos dos artículos no son más que buenas intenciones, o realmente la Constitución debería imponer al estado el deber de ir regalando viviendas dignas con solo disponer de un DNI?

     Tengo que reconocer que aún no entiendo el concepto de DERECHO que aparece en ambos artículos y que da nombre a mis estudios universitarios y mi futura profesión. Pero sí que me gustaría compartir la siguiente reflexión:

    Las medicinas, los hospitales, el personal sanitario… Todo cuesta dinero. No aparecen de la noche a la mañana porque lo ponga en un artículo de la Constitución.
Lo mismo las viviendas dignas, las carreteras, los colegios y universidades, los jueces, policías, y no digamos de las pensiones.
Y puesto que es el dinero la cuestión básica, se me ocurre que la Constitución española lo que debería garantizar, no es una salud pública o una vivienda digna, sino la gestión adecuada y eficiente del dinero público para garantizar los derechos básicos, entre los cuales, pienso que deberían prevalecer sobre todos los demás, la salud, la educación, la seguridad y la justicia. Y si no llega para aprender a tocar el clarinete, para hacer gimnasia rítmica o poner flores en las rotondas, pues qué le vamos a hacer.

    Así que volviendo a la pregunta inicial, ¿es el Estado del Bienestar un derecho?, sinceramente no sé qué responder.

    Lo que sí sé, es que no solo no tenemos dinero, sino que España tiene un déficit de 110.000 millones de euros (datos del año 2012). Es decir, que si divido esa cantidad entre 47 millones de españoles, me sale que cada uno debemos más de 2.340€.
Yo no sé cómo voy a pagarlos. Tampoco sé cómo van a pagarlo los niños, los estudiantes, los jubilados, los enfermos, los dependientes o los seis millones de parados. Si la división la hacemos entre los pocos que quedan después de restarnos, les tocaría pagar una cifra muy alta.

    Dicen que la solución está en que la deuda se financia a largo plazo. Es decir, que no es que no piensen pagarla, sino que pretenden que la paguemos nosotros en el futuro, lo que no me parece un buen sistema, porque nosotros trasladaremos la deuda a nuestros hijos, y nuestros hijos a sus hijos y así hasta que una generación, que espero que no sea la nuestra, no tenga más remedio que pagarla de golpe cuando todo el sistema estalle.
Y me vuelvo a plantear la misma pregunta del principio: ¿es el estado del bienestar un derecho?



5 comentarios:

  1. Rafa L.9:21 a. m.

    Gran artículo Blanca. Creo que pones el dedo en la llaga. Todos queremos una salud pública gratuita, universal y de gran calidad. Y si pudiéramos extender ese derecho a cualquier persona del mundo sería fantástico. El problema es que los gastos del presupuesto general del estado tienen que estar ajustados a los ingresos y la deuda tiene un límite. Si no corregimos los excesos, poniendo límites, mejorando la gestión y dando prioridad a los servicios públicos más necesarios, corremos el riesgo de que todo el sistema se nos venga abajo.
    Considero una hipocresía y una actitud egoísta e irresponsable la de exigir "jacuzzi para todos" a costa de la deuda que tendrán que pagar nuestros hijos y nietos. Me temo que las generaciones venideras no van a tener un concepto demasiado elevado de nuestros despilfarros justificados en esos DERECHOS que comentas.

    ResponderEliminar
  2. Has ido al grano, Blanca.

    Es un Derecho??...... que se lo pregunten al Sindicato COMISIONES OBRERAS, que el pasado Junio "calentaron" con esta consigna:
    Véase: " La Federación de Servicios a la Ciudadanía (FSC) de CCOO y la Federación de Servicios Públicos (FSP) de UGT han convocado una jornada de lucha en las administraciones autonómicas bajo el eslogan "El Estado del Bienestar es tu derecho" para denunciar los excesivos recortes de los derechos sociales y de los servicios a la ciudadanía, y reivindicar políticas de estímulo al crecimiento económico y de lucha contra el desempleo.

    CCOO quiere que esta jornada de lucha en las administraciones autonómicas sea una medida de presión "contra los recortes de empleo y servicios públicos que debilitan el Estado del Bienestar", y se enmarca dentro de la movilización sostenida que los dos sindicatos mantienen antes y después de la huelga general del 29 de marzo y de la convocatoria de 5 jornadas de lucha en el ámbito de actuación de la Federación de Servicios a la Ciudadanía del sindicato.

    Cést la vie.

    ResponderEliminar
  3. Hoy en día en España no lo es pero debería serlo. Solo hay que viajar un poco por países donde la idea del bienestar ni existe para darse cuenta que lo que no puede ser es que unos pocos tengan privilegios a base de robar derechos a gente inocente.

    ResponderEliminar
  4. Si, tienes toda la razón, pero estas de acuerdo con lo que pone en la constitución?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Es una pregunta trampa? Si entiendo bien lo que dice la constitución, sí estoy de acuerdo.

      Haces algunas reflexiones interesantes y aunque das tu opinión, también parece que intentas no mojarte mucho.

      Incluso aunque decidiesemos interpretar los dos artículos como una obligación del estado para gestionar de forma adecuada los recursos para garantizar ambos derechos, en lugar de interpretarlos como una obligación directa del estado para proporcionar ambos derechos, lo que incluye una gestión adecuada y además un compromiso de acción directa como hasta hace poco se hacía con la sanidad, sabemos que con respecto a la vivienda no solo no se ha respetado nunca, en forma alguna ese derecho, sino que se ha llegado a atacar directa y conscientemente haciendo leyes para favorecer el «derecho» a la especulación con la vivienda, y desposeyendo al ciudadano de su vivienda poniendo como excusa las desastrosas consecuencias de esas leyes pro-especulación, haciendo responsable al ciudadano de a pie, y no al legislador, ni al gran especulador. Es decir, nos dicen que no hay dinero para derechos constitucionales, mientras les vemos meterse el dinero en los bolsillos para sus propios privilegios.

      (por cierto ¿podríais usar una herramienta de captcha distinta? Me siento terriblemente incómodo proporcinándole a Google números de portales de viviendas privadas que aparecen últimamente en las imágenes captcha)

      Eliminar